En un post anterior ofrecía un ejemplo de cómo usar un texto real en presente para practicar el contraste de aspecto en los “pasados” en español (Imperfecto/Indefinido). En este subo la apuesta por el uso de textos reales en la práctica del los conceptos aspectuales de terminado/no-terminado usando otro de los contextos en que los nativos pueden limitarse a usar una sola forma verbal (el Imperfecto en este caso) para contar un muy determinado tipo de historia: la narración de sueños. Que los estudiantes sean capaces de distinguir entre situación y evento en cada uno de estos sueños será la confirmación de que han asumido el significado del concepto en sí mismo sin la complejidad añadida de formularlo con formas verbales diferentes, y usando un tipo de texto completamente auténtico (o autentificable).

El aspecto no son diferentes formas verbales, son percepciones de los procesos, y este ejercicio plantea concentrarse en estas percepciones independientemente de las formas verbales. Yo lo hago regularmente en un A2, y el grado de comprensión y acierto no deja de resultarme asombroso. Ustedes dirán.