Launch Presentation

Aquí, ahí y allí son nombres de espacios. Pero ¿cómo se definen exactamente estos espacios? Conozco 3 concepciones del asunto:

  1. Cerca (aquí, acá),  ni cerca ni lejos (ahí), lejos (allí, allá), .
  2. En el espacio del hablante (aquí, acá); en un espacio distinto pero próximo al del hablante  (ahí), en un espacio distinto y alejado del hablante (allí, allá).
  3. En el espacio del hablante (aquí, acá); en el espacio del oyente (ahí), en el espacio externo al hablante y al oyente (allí, allá).

La primera es netamente objetivista: el espacio se refiere al espacio físico. Como toda regla que relaciona directamente  lengua y realidad, esta definición acierta menos que riflecillo de verbena. Huelga, pues, abundancia en ella.

La segunda, mucho más operativa, se ha convencido sin embargo a sí misma de que no es objetivista, sino quizá cognitiva, ya que relaciona los espacios con el hablante. Pero la realidad es que no deja de establecer una relación de uno a uno lengua/mundo: las distancias cerca del hablante, lejos del hablante, y ni para ti ni para mí siguen estando medidas en términos físicos. Por esta razón, aunque resulta razonablemente válida para una práctica superficial, esta opción 2  acabará encallando tarde o temprano, como demuestra la siguiente gráfica prueba del algodón a poco que se la pinche:

Como se sospecha fácilmente, la tercera es mi propuesta. La forma más simple de introducirla que se me ocurre es la sonimagen que se ofrece en este post. La forma de extraer toda su potencia es carne de otro post. O de una serie de comentarios que pongan las cosas en su sitio.

PS: Sí, “acá/allá” también merece otro post.